Congresista Castro afirma que es testigo protegido de la fiscalía

El congresista Miguel Castro Grandez (Fuerza Popular) reveló anoche que es testigo protegido de la fiscalía en la investigación por los presuntos aportes de Odebrecht a la campaña electoral del 2011 de Keiko Fujimori.

“El testigo protegido del fiscal soy yo. En todos los argumentos que se han manifestado, soy yo”, dijo el parlamentario en el programa de televisión “Beto a saber”.

El legislador aludía a la audiencia de prisión preventiva por el caso de los presuntos aportes de Odebrecht a la campaña de Keiko Fujimori, realizada horas antes, y en la que el fiscal Pérez había citado el testimonio de un nuevo testigo protegido –quien, según la versión de Miguel Castro, sería él mismo– incluido en su investigación.

El congresista fujimorista de la región Amazonas contó que acudió a la fiscalía porque existía otro testigo protegido que manifestaba que participó en la firma de recibos que habrían sido hechos pasar como aportes al partido Fuerza 2011.

Sin embargo, Castro anunció que su defensa pedirá al juez Richard Concepción Carhuancho que retire su testimonio porque “se ha violentado” la reserva procesal.

Fuentes del Equipo Especial del Caso Lava Jato explicaron a este Diario que Castro acudió “voluntariamente” al despacho del fiscal José Domingo Pérez a solicitar que le tomen su testimonio y que su nombre no ha sido revelado.

Precisaron que, si el congresista quiere cambiar su testimonio, estaría cometiendo un delito debido a que en esa condición de testigo está obligado a decir la verdad.

El ex procurador Luis Vargas Valdivia consideró que el fiscal Pérez no ha revelado el nombre de Castro. Señaló que la nulidad del testimonio solo podría darse si comprueba que ha sido inducido al error o engañado. “Puede solicitar que pierda la condición de protegido después de su confesión. Pero eso no anula el testimonio”, agregó.

El Comercio trató de buscar la versión del legislador Miguel Castro, pero no respondió a ninguna de nuestras comunicaciones.

–El nuevo testigo–
En la audiencia, el fiscal señaló que el testigo fue denominado con el código TP-2017-55-8 (TP). Según Pérez, este afirmó ante su despacho que el congresista Miguel Antonio Castro Grandez fue uno de los “aportantes fraudulentos” de la campaña electoral de Fuerza 2011.

La declaración se dio el último 30 de octubre. Según el testimonio citado por el fiscal, a fines de abril del 2011, Erick Matto Monge, Miguel Antonio Castro Grandez y Carlos Schreiber Aguayo participaron en una reunión social.

En esta, Matto les habría dicho a Castro y Schreiber que “estaba buscando amigos para que le firmen unos recibos de aportes del partido Fuerza 2011. Para que aparezcan como aportantes”.

Matto Monge les comentó, de acuerdo con el testimonio, que los vouchers se los había entregado su amigo Jorge Yoshiyama Sasaki, quien le había recomendado que busque “personas solventes, que pudieran aparentar tener dinero para aportar al partido”.

Esa modalidad fue descrita por el fiscal Pérez como “aportes fraudulentos”.

Entonces, Matto Monge les habría señalado que el dinero que iba a figurar en los recibos “le pertenecía al señor Jaime Yoshiyama Tanaka [ex secretario general de Fuerza 2011]”.

Fuente: El Comercio.

Congresista Castro afirma que es testigo protegido de la fiscalía
El parlamentario de FP, quien según la fiscalía declaró que firmó recibos para justificar aportes a campaña, dice que pedirá que anulen su testimonio Miguel Castro
Congresista Castro afirma que es testigo protegido de la fiscalía
6 de noviembre de 2018

El congresista Miguel Castro Grandez (Fuerza Popular) reveló anoche que es testigo protegido de la fiscalía en la investigación por los presuntos aportes de Odebrecht a la campaña electoral del 2011 de Keiko Fujimori.

“El testigo protegido del fiscal soy yo. En todos los argumentos que se han manifestado, soy yo”, dijo el parlamentario en el programa de televisión “Beto a saber”.

El legislador aludía a la audiencia de prisión preventiva por el caso de los presuntos aportes de Odebrecht a la campaña de Keiko Fujimori, realizada horas antes, y en la que el fiscal Pérez había citado el testimonio de un nuevo testigo protegido –quien, según la versión de Miguel Castro, sería él mismo– incluido en su investigación.

El congresista fujimorista de la región Amazonas contó que acudió a la fiscalía porque existía otro testigo protegido que manifestaba que participó en la firma de recibos que habrían sido hechos pasar como aportes al partido Fuerza 2011.

Sin embargo, Castro anunció que su defensa pedirá al juez Richard Concepción Carhuancho que retire su testimonio porque “se ha violentado” la reserva procesal.

Fuentes del Equipo Especial del Caso Lava Jato explicaron a este Diario que Castro acudió “voluntariamente” al despacho del fiscal José Domingo Pérez a solicitar que le tomen su testimonio y que su nombre no ha sido revelado.

Precisaron que, si el congresista quiere cambiar su testimonio, estaría cometiendo un delito debido a que en esa condición de testigo está obligado a decir la verdad.

El ex procurador Luis Vargas Valdivia consideró que el fiscal Pérez no ha revelado el nombre de Castro. Señaló que la nulidad del testimonio solo podría darse si comprueba que ha sido inducido al error o engañado. “Puede solicitar que pierda la condición de protegido después de su confesión. Pero eso no anula el testimonio”, agregó.

El Comercio trató de buscar la versión del legislador Miguel Castro, pero no respondió a ninguna de nuestras comunicaciones.

–El nuevo testigo–
En la audiencia, el fiscal señaló que el testigo fue denominado con el código TP-2017-55-8 (TP). Según Pérez, este afirmó ante su despacho que el congresista Miguel Antonio Castro Grandez fue uno de los “aportantes fraudulentos” de la campaña electoral de Fuerza 2011.

La declaración se dio el último 30 de octubre. Según el testimonio citado por el fiscal, a fines de abril del 2011, Erick Matto Monge, Miguel Antonio Castro Grandez y Carlos Schreiber Aguayo participaron en una reunión social.

En esta, Matto les habría dicho a Castro y Schreiber que “estaba buscando amigos para que le firmen unos recibos de aportes del partido Fuerza 2011. Para que aparezcan como aportantes”.

Matto Monge les comentó, de acuerdo con el testimonio, que los vouchers se los había entregado su amigo Jorge Yoshiyama Sasaki, quien le había recomendado que busque “personas solventes, que pudieran aparentar tener dinero para aportar al partido”.

Esa modalidad fue descrita por el fiscal Pérez como “aportes fraudulentos”.

Entonces, Matto Monge les habría señalado que el dinero que iba a figurar en los recibos “le pertenecía al señor Jaime Yoshiyama Tanaka [ex secretario general de Fuerza 2011]”.

Fuente: El Comercio.

MÁS NOTICIAS