Marisol Estela Alva, fue la persona encontrada en cilindro

Apagaron su luz y sus sueños. Marisol Estela Alva llegó hace 10 años a Lima desde Bambamarca en busca de una profesión para ayudar a sus padres.

Deseaba convertirse en enfermera y para ello la joven cajamarquina trabajaba en una pastelería. Luego incursionó en la venta de seguros en una conocida empresa, lo que despertó los celos de su pareja, un militar con quien llevaba seis años de relación sentimental.

Su familia cuenta que el militar en actividad se encuentra como no habido desde que fue interrogado por ellos sobre el paradero de Marisol.

“El miércoles hablamos y le dije que se separe de ese hombre porque no podía continuar así. La llamaba cada cinco minutos, incluso hacía videollamadas para ver dónde estaba”, cuenta con dolor Bella Calle Paredes, prima hermana de Sol, como solían llamar a Marisol, a su salida de la morgue central de Lima a donde acudió para identificar el cuerpo de la joven.

Seis días desaparecida

Bella cuenta que la última vez que vieron con vida a Sol fue la tarde del miércoles, cuando pasó por su casa y se despidió antes de ir a clases.

Al día siguiente solo se comunicaron por Facebook y la citó para encontrarse y conversar, pero entonces se excusó de verla porque dijo que “tenía exámenes”.

Sin embargo, la familia sospecha que quien habría mandado ese mensaje no sería ella sino su pareja, para evitar que descubran su desaparición.

“El lunes él llama a su hermana Rosmery para decirle que Sol viajó de urgencia a Cajamarca, pero ella lo desmiente y le dice que está con él en Lima y le pregunta por su paradero. Luego de eso, Luis Estévez (el militar) no volvió a llamar y se quedó con su celular”, agrega su prima.

Vilma Carranza, tía de Marisol Estela, refuerza la versión de Bella. Ella asegura que la estudiante no tenía enemigos.

Y cuenta que sus padres están viajando desde Cajamarca para recoger el cuerpo de Sol y llevarlo a Bambamarca.

Ella pidió a los medios de comunicación que acompañen a la familia para que este crimen no quede impune.

Una película de terror

Horas antes, el cadáver de Sol había sido encontrado dentro de un barril fraguado con cemento en un basural de Villa El Salvador.

Vecinos de la cuadra 67 de la Av. Pachacútec evitaron en la madrugada que cuatro desconocidos sepulten el cilindro y alertaron a las autoridades del olor nauseabundo que emanaba del barril.

El asesino de Sol la desfiguró con ácido y roció su cuerpo con cal para acelerar su descomposición, pero cometió un error: la enterró con la camisa de su instituto, lo que permitió su identificación.

Fuente: La República.

Marisol Estela Alva, fue la persona encontrada en cilindro
¿Feminicidio? Asesino roció con ácido su rostro y luego ocultó su cuerpo en un cilindro lleno de cemento. Estudiante de enfermería fue identificada gracias a una prenda de vestir.
Marisol Estela Alva, fue la persona encontrada en cilindro
5 de diciembre de 2018

Apagaron su luz y sus sueños. Marisol Estela Alva llegó hace 10 años a Lima desde Bambamarca en busca de una profesión para ayudar a sus padres.

Deseaba convertirse en enfermera y para ello la joven cajamarquina trabajaba en una pastelería. Luego incursionó en la venta de seguros en una conocida empresa, lo que despertó los celos de su pareja, un militar con quien llevaba seis años de relación sentimental.

Su familia cuenta que el militar en actividad se encuentra como no habido desde que fue interrogado por ellos sobre el paradero de Marisol.

“El miércoles hablamos y le dije que se separe de ese hombre porque no podía continuar así. La llamaba cada cinco minutos, incluso hacía videollamadas para ver dónde estaba”, cuenta con dolor Bella Calle Paredes, prima hermana de Sol, como solían llamar a Marisol, a su salida de la morgue central de Lima a donde acudió para identificar el cuerpo de la joven.

Seis días desaparecida

Bella cuenta que la última vez que vieron con vida a Sol fue la tarde del miércoles, cuando pasó por su casa y se despidió antes de ir a clases.

Al día siguiente solo se comunicaron por Facebook y la citó para encontrarse y conversar, pero entonces se excusó de verla porque dijo que “tenía exámenes”.

Sin embargo, la familia sospecha que quien habría mandado ese mensaje no sería ella sino su pareja, para evitar que descubran su desaparición.

“El lunes él llama a su hermana Rosmery para decirle que Sol viajó de urgencia a Cajamarca, pero ella lo desmiente y le dice que está con él en Lima y le pregunta por su paradero. Luego de eso, Luis Estévez (el militar) no volvió a llamar y se quedó con su celular”, agrega su prima.

Vilma Carranza, tía de Marisol Estela, refuerza la versión de Bella. Ella asegura que la estudiante no tenía enemigos.

Y cuenta que sus padres están viajando desde Cajamarca para recoger el cuerpo de Sol y llevarlo a Bambamarca.

Ella pidió a los medios de comunicación que acompañen a la familia para que este crimen no quede impune.

Una película de terror

Horas antes, el cadáver de Sol había sido encontrado dentro de un barril fraguado con cemento en un basural de Villa El Salvador.

Vecinos de la cuadra 67 de la Av. Pachacútec evitaron en la madrugada que cuatro desconocidos sepulten el cilindro y alertaron a las autoridades del olor nauseabundo que emanaba del barril.

El asesino de Sol la desfiguró con ácido y roció su cuerpo con cal para acelerar su descomposición, pero cometió un error: la enterró con la camisa de su instituto, lo que permitió su identificación.

Fuente: La República.

MÁS NOTICIAS