ACEITE DE OLIVA PERUANO OBTIENE MEDALLA DE ORO EN FRANCIA

El jurado del Concurso internacional Olio Nuovo Days, premió el aceite de oliva peruano Intiorko, de cosecha temprana (2021) con la Medalla de Oro en París (Francia). Este reconocimiento lo posiciona por encima de distintos aceites de países de Sudamérica, África y Oceanía, que participaron en la última edición de este importante certamen mundial.

Olio Nuovo es una entidad que promueve y resalta el valor del aceite de oliva de la más alta calidad: Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE). Anualmente, la Asociación Francesa Culture Olive, premia a los aceites frescos y nuevos De los Hemisferios Sur y Norte, respectivamente, destacándose a los más aromáticos, sabrosos y saludables.

La premiación francesa destaca al primer aceite de oliva virgen extra de Cosecha Temprana obtenido por la empresa tacneña Intiorko Peru y la Cooperativa de Productores Olivícolas de Ilo. 

Cosechado en abril del 2021 en el valle de Ilo, con el mayor cuidado en la recolección y el tiempo exacto en la maduración de las aceitunas, fue extraído en la almazara o molino de aceite del CITE Agroindustrial de Moquegua.

El AOVE está hecho con las mejores aceitunas peruanas que vienen de los olivos polinizadores de variedad Leccino y de los olivos centenarios de variedad Criolla del valle de Ilo, cosechadas y llevadas a moler en menos de tres horas. 

El Olio Nuovo peruano es embotellado sin filtrar, su aroma tiene un frutado a oliva verde y es de intensidad media, muy equilibrado, con ligeras notas de amargor y cierto picor en la garganta.  

El olivo llega al Perú en 1560, traído desde Sevilla, España y se adaptó rápidamente a las condiciones especiales de nuestro clima y suelo, es especial en los valles costeros del sur, desde Pisco hasta Tacna.

Promperú saludó la distinción que recibió la empresa tacneña y precisó que trabaja para la promoción de todos los productos de este fruto y su cadena de valor.
Este reconocimiento internacional puede alentar nuevos proyectos y emprendimientos que se vienen desarrollando para poner en valor amplias zonas de cultivos con históricos y centenarios olivos que podrían dar origen a nuevos espacios para el desarrollo del turismo y la gastronomía en la ruta de la costa sur del país.   

Fuente: Andina