Coronavirus: Dos policías en Moquegua y Juliaca mueren mientras luchaban por sus vidas en UCI

La Policía Nacional está de luto. Dos agentes de las comisarías de Juliaca, en Puno y otro de Moquegua, fallecieron víctimas de la COVID-19, dejando un gran dolor a sus familiares y amigos. Ambos se convirtieron en las primeras víctimas dentro del cuerpo policial de ambas ciudades.

En Moquegua, la Región Policial rindió homenaje al suboficial Javier Palomino Ramírez (48) quien murió el último miércoles. Su familia, esposa, dos hijos y su hermano; asistieron a la ceremonia realizada a las afueras de la institución. Recibieron de manos de sus jefes la gorra de Palomino.

El agente trabajó en la División de Inteligencia con normalidad, hasta que el 02 de julio fue hospitalizado por una infección neumológica bacteriana. Se le realizó una tomografía donde se halló una lesión pulmonar. El diagnóstico final fue neumonía atípica por COVID-19.

El 15 por la tarde pasó a la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital de contingencia de COVID-19. A las 18:15 horas falleció tras 29 años de servicio en la Policía Nacional.

OTRA VÍCTIMA DEL CORONAVIRUS

Mientras que en Puno el técnico de primera Carlos Adán Llerena Grados (56), se convirtió en la primera víctima del coronavirus en el altiplano puneño. Sus compañeros de armas se enteraron de su descenso con los siguientes mensajes en WhatsApp: “Murió el gato”. Era su apodo característico por el color verde sus ojos.

Natural de Camaná, Carlos Llerena, trabajaba en la División Policial de Juliaca. De él recuerdan que era tranquilo y nunca tuvo problemas con nadie. Deja dos hijos. Su primo hermano, Juvenal Luis Cabrera Grados, lamentó lo sucedido a través de redes sociales. “Lamentable perdida para toda la familia especialmente para mi prima y sobrinos”, escribió.

Contrajo el virus cuando cumplía su servicio. Cuando dio positivo se complicó su salud y perdió la vida en el hospital de Essalud Juliaca la tarde del miércoles último.

Fuente: La República.