Crisis en Ica, Huánuco y Junín por colapso de hospitales

Al igual que en Arequipa, los sistemas de salud en regiones como Huánuco, Puno e Ica están colapsando y necesitan la atención urgente del Gobierno central y el envío de personal médico, medicinas y equipos, pues las cifras de contagios y decesos aumentan a diario.

Darly del Carpio, decana del Colegio Médico de Huánuco, hizo un llamado al Ejecutivo para que atienda las necesidades de esta región. “Lo que sucede aquí es una catástrofe”.

Huánuco no tiene hospitales de alta capacidad, y los que se construían tienen años de retraso en sus obras, por lo que se está atendiendo a los pacientes con Covid-19 en hospitales de contingencia, los cuales ya rebasaron su capacidad y ahora se recurre a carpas.

«En la capital de Huánuco se trabaja en un hospital de contingencia porque el Hermilio Valdizán está en construcción y en Tingo María el hospital está parado por problemas de corrupción», explica Del Carpio a este diario.

Al respecto, el gobernador regional, Juan Alvarado, pidió al Ejecutivo ayuda para culminar los hospitales Hermilio Valdizán y Tingo María. Y precisó que ha conversado con el premier Pedro Cateriano para que se destinen S/ 42 millones. También se tiene planificada la compra de un terreno destinado para un hospital de EsSalud.

En tanto, la ministra de la Mujer, Gloria Montenegro, encargada de la región, reconoció que la situación es muy delicada en Huánuco, por lo que se están comprando 400 balones de oxígeno que serán enviados a la región muy pronto.

Montenegro aseguró además que habrá dos hospitales de contingencia, uno de EsSalud en 15 días con 100 camas, y otro del Minsa que estará listo en una semana en el distrito de Amarilis.

En Puno e Ica

En Puno, la situación también es crítica debido a la falta de camas y oxígeno. Vidmar Mengoa, decano del Colegio Médico de la región, indica que no hay suficientes camas de hospitalización ni UCI, tampoco suficientes especialistas.

Se prevé que en agosto o la primera semana de setiembre la curva de casos Covid-19 llegue a su pico en esta región. “Los hospitales se desbordarán, habrá pacientes en sillas, carros, en el piso”, señaló.

En tanto, los congresistas por Puno pidieron ayer al Gobierno asumir el control en el manejo de la salud para frenar el avance del coronavirus.

Y en Ica las cosas van de mal en peor. Según el presidente de la Federación Médica de Ica, Raúl Huamán, urge la intervención del Ejecutivo al igual que en Arequipa, pues no hay buena gestión de las autoridades regionales.

Los pacientes son atendidos en carpas, pues los hospitales carecen de camas y el personal de salud está agotado. “El Minsa tiene que tomar la rectoría y designar a los directores regionales de salud”, manifestó.

Situaciones similares se presentan en Cusco, Huancavelica y Junín. La región imperial habría ingresado a la fase IV de transmisión sostenida de la enfermedad, según revela un estudio realizado por la Dirección Regional de Salud (Diresa). De acuerdo con la investigación, existe una dispersión comunitaria del virus, y los casos aumentan de manera sostenida desde hace cuatro semanas.

En Junín, el Arzobispado de Huancayo inició ayer una campaña solidaria para adquirir plantas de oxígeno y balones para atender a los pacientes críticos de Covid-19. Y en Huancavelica, los médicos y enfermeras salieron a protestar indicando que el único hospital de la región para atender casos de coronavirus se halla colapsado.

Acciones en Arequipa

Mientras tanto, en Arequipa, con más de 37 mil casos y 804 muertos, arrancó la intervención del Minsa en la gestión de acciones tras el colapso de su sistema de salud, que tiene entre sus principales problemas la falta de personal médico y administrativo, el flujo de atención en el hospital Covid-19 Honorio Delgado, y el abandono del primer nivel de atención (postas). Así, por ejemplo, hoy registra 54 camas UCI y tiene implementadas otras 40, pero no hay intensivistas ni emergenciólogos para usarlas.

En esa línea, ayer, cuando la región amanecía con un récord de casos, se publicó el Decreto de Urgencia 086-2020 que aprueba la referida intervención. Con ello, ahora el Minsa se encargará de labores vinculadas a contratación de personal, presupuesto y vigilancia epidemiológica. Dicha norma estará vigente hasta el término de la emergencia sanitaria.

Hace tres días arribó a la región un equipo técnico, al cual ayer se sumaría otro, liderado por la exministra de Salud Zulema Tomás y la jefa de EsSalud, Fiorella Molinelli, cuyos balances hasta ayer eran que el hospital temporal Cerro Juli estaba listo hace tres semanas, pero no era utilizado por falta de recurso humano; falta activar más camas, hay personal impago, y se necesitan alrededor de 250 profesionales de la salud para restablecer esta región. “Esperamos que en dos semanas podamos mitigar la situación”, dijo Zulema Tomás Gonzales.

Una de las primera acciones ha sido el traslado de los pacientes que eran atendidos en carpas afuera del hospital Honorio Delgado, o que dormían en carros, hacia el hospital de Cerro Juli, con 200 camas. A esto se suma la habilitación de 600 camas, de las cuales ya se usan 200 esta semana y otras 400 deberían estar listas en 15 días.

Otra medida que se implementa es el reforzamiento de 100 puntos de atención primaria. «Había 20 centros de salud que no atendían porque los colegas no tenían Equipos de Protección Personal (EPP)».

Precisamente, 43 toneladas de medicamentos y EPP fueron hallados ayer en los almacenes de la Gerencia Regional de Salud (Geresa) Arequipa.

“Es toma de control”

Luego de que el gobernador regional Elmer Cáceres Llica dijera que esta intervención solo es un acompañamiento, el exministro y asesor del sector Fernando Carbone aclaró que esto no es una asistencia técnica o una labor de seguimiento, sino una toma de control.

Hasta ayer por la mañana, Tomás y Molinelli no llegaron a reunirse con el gobernador Cáceres. La ministra de Salud, Pilar Mazzetti, pidió a la autoridad regional que tenga la “gentileza” de reunirse con Tomás.

Fiorella Molinelli, de EsSalud, también se refirió al manejo de Cáceres: “Al pueblo de Arequipa no se le puede engañar, la población conoce la verdad. Lo más fácil para una autoridad es echar la culpa a los demás y no asumir responsabilidad”, dijo.

Fuente: La República.