La vacuna podría llegar al país en 4 o 6 meses, señala Martín Vizcarra

En medio de la crisis sanitaria por el aumento de casos y decesos por Covid-19, el presidente Martín Vizcarra apareció ayer ante las cámaras y en un tono optimista brindó los avances del Gobierno en relación a la llegada al Perú de la ansiada vacuna contra el virus. Sin embargo, horas después sus anuncios fueron cuestionados por diversos especialistas que demandaron acciones más concretas para los próximos meses y plazos razonables sobre la inmunización.

Pasado el mediodía del jueves, el jefe del Estado precisó que nuestro país se encuentra en conversaciones con cinco laboratorios de varios países para conseguir 30 millones de dosis de vacunas, una vez que estas hayan superado la fase III y empiecen a ser distribuidas. Esto, indicó, servirá para inmunizar a más del 90% de la población.

Negociaciones

De esta manera, según los estimados del Gobierno, se tiene previsto que para el primer semestre del 2021 se estén recibiendo 6,6 millones de vacunas del laboratorio Sinovac (China), a través del Instituto Butantan (Brasil); 6,6 millones de AstraZeneca-Universidad de Oxford (Reino Unido); así como 6,6 millones de vacunas del laboratorio Sinopharm (China); y 4 millones de Pfizer (EEUU).

A estas cantidades, agregó Vizcarra, se sumarían los 6,6 millones de dosis de la iniciativa internacional promovida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), a través de Covax Facility, a fin de inmunizar como mínimo al 20% de la población, especialmente médicos, policías, adultos mayores y personas con males preexistentes.

“Estamos haciendo los esfuerzos para tener, en suma, 30 millones de vacunas que están en proceso de adquisición”, dijo.

El mandatario explicó también que, en el caso del Covax Facility, el Perú tiene hasta el 15 de setiembre para confirmar su participación a través de un pago adelantado. “Precisamente, en el Consejo de Ministros, acordamos dar todas las facilidades para ser parte de ello”.

Ensayos clínicos y Rusia

Entre otros avances, aseveró que se han logrado aprobar los protocolos de ensayos clínicos de dos de los cuatro laboratorios extranjeros que presentaron su documentación al país. Esto fue anunciado hace unos días por La República.

“La próxima semana empiezan los preparativos para las pruebas (de la vacuna de Sinopharm) con más de 6 mil peruanos voluntarios. También a fines de este mes (hará lo propio) AstraZeneca; en la quincena de setiembre, Johnson & Johnson; y en octubre el Imperial College London”, indicó.

Asimismo, sobre la vacuna rusa denominada Sputnik V, no descartó su uso en el territorio, pero aclaró que tiene que cumplir con todas las fases correspondientes que asegure la eficacia de la inmunización.

Otro aspecto que Vizcarra destacó está vinculado a las acciones que se vienen adelantando para los trámites de la vacuna cuando llegue al país. “Para aprobarla demora normalmente seis meses; sin embargo, se vienen realizando las coordinaciones con el Minsa para que el plazo no supere los 15 días. La burocracia no puede retrasarnos en este combate”.

Adicionalmente, refirió que viene trabajando para que antes de fin de año se tengan los equipos de frío para el mantenimiento de las vacunas.

“No podemos quedarnos de brazos cruzados. En esta trinchera contra el Covid-19 debemos estar juntos. La vacuna llegará de acá a 4 o 6 meses; mientras tanto sigamos combatiendo, no bajemos la guardia”, expresó el presidente Vizcarra.

Críticas de expertos

Para los especialistas consultados, el presidente no debe vender falsas expectativas al precisar que la vacuna contra el nuevo coronavirus llegará pronto; menos en un contexto en el que el Perú tiene más de 567 mil casos y 27 mil decesos, según el reporte del Ministerio de Salud (Minsa), actualizado hasta el miércoles. Hoy nada está asegurado y no se puede estimar fechas, sostuvieron.

Ernesto Bustamante, exjefe del Instituto Nacional de Salud (INS), señaló que “las cosas deben decirse como son para que la gente sepa a qué atenerse y para que los esfuerzos se enfoquen en lo que tenemos que hacer, que es bajar el nivel de contagios”. El médico enfatizó que debemos aprender a vivir con el virus. “Ni siquiera sabemos si la vacuna va a funcionar. Es como que estás perdido en el desierto y de pronto alguien te dice: ‘No te preocupes, ya van a venir por nosotros dentro de unos días’, pero ni siquiera sabemos en dónde estamos”.

Bustamante consideró que la vacuna demoraría hasta dos años en llegar, por lo que recalcó que no está bien “poner todas las esperanzas” en ella. “Ojalá que haya una vacuna y más gente investigando, pero es un ojalá. No podemos vivir de ‘ojalás’”, aseguró. Asimismo, dijo que la estrategia que se debe aplicar en estos momentos, y que el presidente no mencionó, es la detección temprana. Esta debe realizarse por medio de pruebas moleculares.

Cuidado con expectativas

El exministro de Salud Abel Salinas consideró que el presidente debe tener cuidado al referirse sobre la compra de 30 millones de dosis porque podría generar expectativas en la población, debido a que ese proceso es difícil de cumplir en un corto plazo. “Creo que una primera meta es participar en la iniciativa Covax Facility y en ensayos clínicos”, añadió.

No obstante, Salinas dijo que se debe apuntar a imitar lo de México y Argentina donde no solo van a participar en los ensayos clínicos sino en la producción de la vacuna mediante la transferencia tecnológica a laboratorios de desarrollo. “Hay que apuntar a eso para tener autonomía en unos años”.

Ensayos con peruanos sanos o con males preexistentes

Los ensayos clínicos se realizarán con dos grupos de voluntarios peruanos: aquellos con diabetes, obesidad, hipertensión (comorbilidad) y personas sanas de entre 18 y 60 años. Así lo adelantó el asesor en vacunas e inmunización del Minsa, Carlos Castillo.

El especialista explicó también que los laboratorios internacionales autorizados a realizar las pruebas de las posibles vacunas instalarán cada uno un centro de investigación en el Perú. Allí aplicarán las dosis a los voluntarios.

Según el ministro de Relaciones Exteriores, Mario López, el Perú es solicitado para estas pruebas debido a sus particulares características relacionadas a la población multiétnica y la diversidad geográfica.

El epidemiólogo del Minsa, César Munayco, adelantó que se preparará al batallón de enfermeras que aplicarán las vacunas.

Enfoque

Se necesitan más pruebas moleculares

Patricia García, exministra de Salud

Creo que las vacunas son promisorias. Hay al menos 5 y de repente después tengamos más que muestren ser efectivas. Está bien que la gente vea la luz al final del túnel. Lo único que va a parar al virus en el mundo es la vacuna. Ahora, sí se necesitan de otras medidas que nos permitan llegar bien hasta el momento en que tengamos la vacuna, como la prevención. Por ejemplo, es necesario cambiar la estrategia de muchas pruebas rápidas por más moleculares. Hacer cercos epidemiológicos. También, se debe mejorar el monitoreo de las personas. Además, se requiere mejorar la atención primaria, así como tener una campaña de riesgo urgente. Incluso, hay médicos que aún recomiendan tratamientos que no hacen bien.

Fuente: La República.