Más de 11,000 armas decomisadas a criminales fueron destruidas para evitar que vuelvan a las calles

Las más de 11 toneladas de armas, entre pistolas, revólveres, carabinas, escopetas y armamento de fabricación artesanal, fueron arrojadas a un horno gigante en una planta siderúrgica en la ciudad de Pisco. «Hemos presentado 11,610 armas que a van ser destruidas. Es la mayor cantidad de armas que se destruyen en el país», dijo el jefe de la Sucamec.

Miles de armas de fuego decomisadas a criminales son arrojadas a un horno gigantesco del cual salen calcinadas, convertidas en fierro fundido para que no vuelven a las calles de Perú, donde la inseguridad es uno de los principales problemas para la ciudadanía.

Más de 11,000 armas de fuego, entre pistolas, revólveres, carabinas, escopetas y armamento de fabricación artesanal, fueron destruidas el último viernes en una planta siderúrgica de la ciudad de Pisco. Se trata de un espectáculo pocas veces visto en nuestro país, donde la violencia urbana es una de las mayores preocupaciones de la población. 

«Hemos presentado 11,610 armas que a van ser destruidas luego de ser decomisadas. Es la mayor cantidad de armas que se destruyen en el país», dijo el jefe de la Superintendencia de Control de Servicios de Seguridad, Armas, Municiones y Explosivos de Uso Civil (Sucamec).

El objetivo de las autoridades es retirar del mercado cada vez más armas ilegales «para que estas no puedan ser utilizadas contra los ciudadanos», acotó Rivera, un general en retiro, mientras asistía al proceso en la planta de fundición.

«Estas armas en manos de la delincuencia son utilizadas para delitos graves contra la ciudadanía y personas indefensas», afirmó por su parte el ministro del Interior.

Esta fundición busca alertar sobre los riesgos de la proliferación de armas ilegales y sobre la importancia que tiene controlarlas, indicó el responsable de seguridad interna del país.

Las autoridades arrojaron al horno 3,783 pistolas, 5,230 revólveres, 319 carabinas, 1,213 escopetas y 1,065 armas de fabricación artesanal a un horno con capacidad para 80 toneladas.

Todas ellas arrojaron un peso de 11,6 toneladas antes de perder su forma original. Previamente, se les retiró a las armas las baquelitas y partes de madera.

Una enorme grúa móvil, provista de un imán circular, las eleva y va colocando en una gran cesta para chatarra que la llevará finalmente a las brasas del horno del cual emergían lenguas doradas de fuego.

Sucamec asegura que en los últimos siete años se han destruido poco más de 30,000 armas.

La eliminación de este armamento se realizó en marco al día internacional de la Destrucción de Armas de Fuego decretado en 2001 por las  Naciones Unidas que se celebró el 9 de julio.

La inseguridad ciudadana es desde hace años uno de los mayores problemas y temor de los peruanos, según informes y sondeos, debido al incremento de homicidios y robos

Según una encuesta de abril de la empresa Ipsos, el 52% de los peruanos consideró la delincuencia o la falta de seguridad el principal problema del país.

En junio, el Gobierno anunció la incorporación de 6,000 nuevos policías con el propósito de combatir la delincuencia.

«La incorporación de 6,000 jóvenes que se suman a la fuerza policial van a luchar con ese gran problema (la inseguridad) que tenemos en la sociedad», dijo el presidente Martín Vizcarra a la prensa tras la ceremonia de graduación de los nuevos agentes.

El Gobierno planea incorporar 12,000 nuevos policías, poco más de la mitad de los 20,000 agentes adicionales que ha solicitado el ministerio de Interior para ser más eficaz en la lucha contra la delincuencia y la inseguridad, admitió Vizcarra.

Según, el Instituto Nacional de Estadística, en lo que va del año el 26% de los peruanos fue víctima de algún hecho delictivo. El 9,7% de esos hechos se cometieron con arma de fuego.

El robo de dinero y celulares encabeza la lista de principales fechorías del día a día.

Fuente: AFP