PERÚ CUENTA CON SÓLIDOS INSTRUMENTOS DE POLÍTICA PÚBLICA PARA LUCHA CONTRA LAS DROGAS

La Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida) continúa trabajando en la implementación y fortalecimiento de la Política Nacional Contra las Drogas al 2030, con el propósito de fortalecer los criterios técnicos para una intervención territorial diferenciada que permita orientar y garantizar la efectividad las actividades del Estado en la lucha contra las drogas.

Este instrumento es la primera política nacional en materia de drogas del país y constituye el marco de acción del Estado para controlar las actividades asociadas a los cultivos ilícitos, el tráfico ilícito y el consumo de drogas, y así reducir los daños que dichas actividades ocasionan en zonas estratégicas y a poblaciones en situación de vulnerabilidad.

La norma tiene un horizonte de 10 años, que garantiza la sostenibilidad de sus tres objetivos, seis lineamientos y 16 servicios. Este accionar se enmarcan en tres ejes que implican una intervención equilibrada y simultánea para abordar el fenómeno. 

Cabe resaltar que esta Política Nacional incorpora por primera vez, como parte de sus acciones, el sistema de comercialización tradicional e industrial de la hoja de coca. Como parte de esta labor, se establecieron las Zonas Estratégicas de Intervención (ZEI), localidades en las que se registra una alta concentración de las actividades del tráfico ilícito de drogas, en especial de los cultivos, producción y comercio ilícitos de drogas.

En la priorización se han identificado ocho zonas de intervención y 22 Sub- ZEI, que agrupan 371 distritos en 77 provincias, 24 regiones y la provincia constitucional del Callao. Su delimitación es resultado del trabajo articulado entre el Ministerio del Interior, el Ministerio de Defensa y Devida.
También, a inicios de año  se promulgó la Ley Nº 31124, que modifica el Decreto Legislativo Nº 1126, que establece medidas de control en los insumos químicos y productos fiscalizados, maquinarias y equipos utilizados para la elaboración de drogas ilícitas.

Estas normas tienen como propósito mejorar la cooperación interinstitucional en materia de control e interdicción de insumos químicos que se desvían para la producción ilícita de drogas, a través del ordenamiento de las funciones de las entidades involucradas en el control de insumos químicos.

Fuente & foto: Andina